CONTRA EL MIEDO

Amada Selina

Es Amada Selina
w

¿Cómo concentrarse en la Luz?

Mientras escribo estoy no estoy sola y la televisión está encendida. Además, está alta para mi gusto. Pero confío tanto en las capacidades humanas, que sigo escribiendo. ¿Por qué confío en nuestras habilidades y recursos? Cuando trabajaba como formadora de alta cosmética muchas de las señoritas a las que yo formaba aseguraban que no se acordarían de las notas de una fragancia nueva. Pero, si yo les preguntaba que, si una persona que les gustaba les daba su número de teléfono y no podían apuntarlo, ¿lo recordarían? La mayoría de ellas se echaron a reír y me dijeron que sí. Confirmaban, sin saberlo, que el cerebro humano tiene memoria y atención para lo que le interesa.

Imagen de david diaz 

De modo que, a pesar de no estar sola y de estar escuchando la televisión, puedo elegir donde pongo mi atención. Tal vez no pueda con otros ruidos, por su volumen o por lo que me despiertan, pero otras distracciones puedo verlas como un “ruido blanco”, una molestia aceptable que no puede sacarme de mi concentración.

¿Por qué cuento esto? Porque el cerebro presta atención a lo que tú quieres, de modo que siempre tenemos tiempo, energía y recursos para lo que verdaderamente nos interesa. Por eso, aunque no sea el momento deseado siempre puede ser el momento ideal para conectarnos con lo que queremos, en mi caso, con la Luz que nos creó.

¿Qué hay que hacer?

No mucho. Podemos imaginar una luz que nos rodea y lo limpia todo. Podemos visualizar que atravesamos la pared y que vamos donde nos dé la gana. No es difícil, lo importante es practicar. Cuanta más práctica, más dominio. ¿Quieres crear tu forma personal de ir donde están los maestros de Luz? Pues hazlo. Puede ser una nave espacial, una puerta secreta, unas palabras mágicas o incluso sostener un amuleto en las manos, da igual, pero hazlo.

¿Con qué objetivo?

Puedes utilizar tu encuentro con espacios de Luz solo para rebajar tu ansiedad en un momento concreto. Yo lo hago a veces. También puedes imaginarte que estás en sus jardines, en sus templos o salones para consultar sobre tu cuerpo, para comprender una relación o para consultar sobre una decisión. En el día de hoy, quiero preguntarles por el miedo.

Aparto el sonido de la tele, me centro en mi interior, y veo como la luz de la que estoy hecha invade todo el cuarto. Me lleva varios minutos, pero logro verme envuelta en luz dentro de la casa, en mi barrio… sin que me afecte lo de fuera.

¿Por qué tenemos miedo?

El miedo es una solución instintiva e inteligente que los seres vivos sentimos y cuyo objetivo es protegernos del peligro. El problema es cuando la mente crea peligros que no existen o anticipan situaciones que aún no han llegado. El miedo es algo puntual basado en situaciones y/o enemigos reales, pero el ser humano elige que el temor esté permanentemente en su vida, incluso aunque no haya causa real para el miedo. Controlar las cosas nos da poder, así que, crear un enemigo imaginario y eliminarlo también con nuestra imaginación, nos parece un éxito. El desgaste de energía es tremendo, pero el control nos da seguridad y la mayoría de nosotros buscamos problemas que resolver. ¿No me crees? Observa la cantidad de juegos y pasatiempos que la humanidad ha inventado en base a esto: acertijos, adivinanzas, juegos de rescate, crucigramas, sudokus y por supuesto, el Candy Crush. Incluso hay novelas de misterio o películas de terror que nos provocan sospechas y miedos controlables.

Dicho esto, ¿qué opinan los ángeles, guías y maestros sobre nuestra forma de crear y/o enfrentar el miedo?

Me centré de nuevo obviando el ruido exterior. Cuesta, pero se puede. Solo hay que centrarse en lo que estamos haciendo… Vamos por ello.

En unos minutos percibo la arrolladora presencia de Miguel Arcángel, y a modo de escudero, el pequeño Axel, que aún sigue por esos cielos. El pequeño le mira, desde atrás, prudente y expectante, respetuoso alumno que admira al maestro. Entonces, Miguel Arcángel, gigantesco, se adelante un poco hacia a mí, me envuelve en luz de color azul y me dice, como tantas veces:

No temas. Respiro lentamente, me centro en lo que quiera decirnos, y le pido mentalmente que me hable despacio, que tengo que transcribirlo para ayudar a otras personas.

Sonríe y comienza:

El miedo es un estado irreal de la mente. En verdad, el miedo no existe. Solo existe la falta de confianza del hombre de que todo está en el lugar correcto en el momento correcto, y que todo tiene un objetivo elevadísimo que la mente humana no comprende. El miedo os aleja de la verdad, y todo el mundo sabe esto, así que lo utiliza para tu propio interés. Hacer que alguien tema algo es tenerlo controlado, limitar su propia capacidad de pensamiento y su voluntad, paralizar sus músculos y enterrar su fe.

Peo si queréis vencer en esta batalla, ni siquiera hay que luchar contra el enemigo. No hay que enfundarse en un traje metálico ni atesorar armas en casa, basta tener fe. La fe es la fuerza que funde el metal de los fusiles pues no existe el temor a nada para quien confía en que todo se produce el modo más perfecto. Entonces ya no sois manipulables, ya no sois presos, aunque lo seáis, pues la mente no puede ser apresada ni encerrada. El cuerpo sí, pero no la mente, de modo que nadie puede detener tus ideas, como nadie puede parar su amor. Solo tu propio temor te separa de la verdad y te aleja de los demás y de ti mismo, y en el fondo de ti mismo, está Dios, la Verdad absoluta. Cuando tomas la fuerza de la Verdad de las cosas, todo lo que ocurre en la Tierra obedece al tránsito entre el plan ideal del Creador y la forma de ejecutarlo de sus hijos en la Tierra. Solo es una cuestión de tiempo que el juego termine y se imponga su amor en todos los confines de la Tierra. Nosotros sabemos que será así, por eso gozamos de la espera, del tiempo no-tiempo, de la dulzura del instante presente, sin el cual no hay nada más, pues cada instante es sagrado porque conduce al siguiente. Y esa concatenación de momentos os llevará al lugar donde no existen los segundos ni los siglos, donde todo se funde en amor, sin palabras, sin realidades, sin formas.

Creed, por tanto, que cada temor os acerca al diablo y cada acto de coraje os acerca a Dios. Y cada paso solo debe enfocarse en una cosa, poner más amor aquí para que cuando todo sea amor jamás vuelva a ver dolor. La historia humana olvidará las guerras y las hambrunas y solo quedará en el universo una baja energía de lucha entre la luz y la oscuridad. Cuando tú eres luz la oscuridad da un paso atrás. No es en sí una batalla, es una pequeña actuación a sabiendas de que la luz de tu pecho aparta las sombras y de que la vibración del mundo está, en parte, en tus manos. Eres responsable de tu parte, de mirar con neutralidad cada gesto, a cada persona, y no juzgar. Eres responsable de cantar hermosas canciones y no repetir los chismes y murmuraciones. Tú eres responsable de la vibración de todo lo que te rodea.

Tal vez no puedas resolver todos los conflictos que está activos en este momento, pero sí puedes dar a otros las armas con las que contravenir el mal. Esas armas son los gestos de amor y los pensamientos de pureza de los que es capaz cada alma. La de todos.

Y nosotros os sostenemos, mantenemos el contacto con el corazón puro, con el faro interno de cada uno, con el átomo de Dios que habita a cada uno de vosotros. Os empujamos sutilmente, sin forzar nada, para que podáis creer que todo es posible, que el amor triunfará y que es solo una cuestión de tiempo.

No os derrumbéis, mis pequeños, no flojeéis, sin vosotros los ejércitos de la luz se verán mermados y la sombra habrá ganado antes de luchar. El miedo es su mejor arma: mental, tranquila, silenciosa, fácil y falsa. No os dejéis vencer. Ganaremos, pues el bien siempre triunfa. Solo tenéis que llevar vuestra concentración a todo el amor y la belleza que subyace en todo lo que os rodea y en lo que ya sois. Solo tenéis que elegir pensar en avance y no en retroceso, en vida y no en muerte, en salud y no en enfermedad, o entonces el mal habrá vencido.

Contáis con miles de ángeles del Padre cuya misión es sostener la energía del amor en la Tierra como quien sostiene el mundo delicadamente en las manos. Mantened la fe y sostendréis el mundo.

Sois asistidos y amados por días sin fin.

Arcángel Miguel, el guerrero.

(Comparte respetando el texto y al canal Amada Selina)

Imagen de ImaArtist

4 Comentarios

  1. karen.faath

    Hola Selina!Este mensaje llegó magicamente(muy magicamente) en el momento indicado.Gracias
    Saludos desde Argentina

  2. annerys widad.escobar oramas

    Gracias mi gracias!!! De todo corazón!!!

  3. annerys widad.escobar oramas

    Saludos desde Maracay Venezuela…

Enviar un comentario

Comentarios recientes

Suscríbete a nuestro boletín

Recibe en tu correo información actualizada sobre nuestros eventos abiertos al público, cursos online, lanzamiento de libros…, así como nuevos artículos en mi blog que te ayudarán en tu crecimiento personal y espiritual.