¿POR QUÉ NO CANALIZO?

Resultado de imagen de seres de luz

Canalizar es un proceso natural que el ser humano ha podido lograr casi desde el principio de los tiempos. Seres incorpóreos (si cuerpo) de otras galaxias o frecuencias, incluso los que ya han fallecido, han podido comunicarse con el hombre desde y darle sus mensajes. ¿Cuál es la diferencia fundamental entre un médium o un canalizador y cualquier otra persona.


La diferencia fundamental es la consciencia de que hay una comunicación con algo o alguien que no vemos  y que no tiene cuerpo ni ocupa un espacio físico (tangible, medible). La segunda diferencia es la fe o la confianza en que este proceso es real y que efectivamente hay una interacción entre este tipo de energías o entidades y el ser humano.

Pero, si todo el mundo puede comunicarse con el campo de lo invisible, ¿por qué para unas personas es tan sencillo y para otros es casi imposible?
No soy una experta, pero sí puedo preguntar a los Maestros de Luz con lo que trabajo normalmente (y a otros) y compartir lo que recibo. Me gusta aclarar que todos los canales podemos equivocarnos, que por supuesto que podemos estar inventándonos lo que canalizamos y que no hay pruebas concluyentes de que este proceso sea real, pero tampoco se puede probar que uno no percibe sus mensajes y los traduce correctamente, ¿verdad? Tú puedes creer lo que más te guste.

Vamos al asunto. Compartiré nuestra conversación tal y como fue. Donde pone una A es que hablo yo y si pone una M es la respuesta de los Maestros.

Amada- Maestros, buenos días.
Maestros- Buenos días, hija. ¿Qué tal va la vida? (se ríen)

A- Ya lo sabéis, jajaja.
M- Sí, es verdad, jajaja. ¿Qué deseas?

A- Me gustaría saber porqué algunas personas no canalizan. Incluso alumnos que se forman en diez escuelas distintas pero que no pillan (no reciben) vuestra información.
M- El primer motivo de su limitación es que en sus entrañas les parece increíble que esta comunicación sea factible , que sea real, y por supuesto, les parece sospechoso que sea tan fácil.

Queremos decir que el ser humano duda de que haya otras realidades, y cuando ya cree que hay otras realidades a veces no se siente merecedor de que compartamos nuestra sabiduría y nuestras capacidades. La mayoría de los seres humanos tienen problemas con el merecimiento. No nos cansamos de decir que todos los seres humanos merecen lo mejor solo por haber sido diseñados por el arquitecto universal (el Creador), pero el hombre tiene a sus espaldas siglos de sacrificios y le cuesta acceder a la sencillez de nuestra comunicación.

A- Bien, pero la gente sí desea hablar con vosotros y poder escucharos, o veros, o sentiros… o lo que sea. ¡Están deseando!
M- A veces es verdad que están deseándolo, pero llenos de miedos. Temen el encuentro. Se asustan a la más mínima señal de comunicación y cierran inconscientemente el canal de comunicación. Otras veces no se trata del miedo, sino de la duda. Nos ven o nos escuchan pero no acaban de creerlo. Nos tienen delante, en su corazón saben que esa respuesta, esa intuición o esa palabra fue inspirada por nosotros pero se dicen a sí mismos: Oh, no será eso… me lo habré inventado.
Todos nos tenéis delante de vosotros o a vuestro lado, pero no todos lo creen , lo admiten o lo permiten.

Por otra parte, los que finalmente presienten que estamos con ellos y que estamos deseando darles nuestro amor y nuestro conocimiento (¡qué fácil os sería la vida si escucharais más! Jajaja), esperan que el contacto sea de otro modo. Muchos no admiten que cada persona nos recibe y nos siente de un modo particular y único, y esperan que se produzca como lo han visto en otras personas, en sus sueños e incluso en el cine. Sin quererlo no nos ven porque esperan vernos de otro modo y no como les ha tocado.

A- Entiendo. ¿Hay más razones, Maestros?
M- Estas son las principales. Luego hay muchos más matices, pero estas son las bases de la dificultad de canalizar.
A- Ya.

Me quedé pensativa revisando si habría sido totalmente fiel a lo que Ellos querían decirnos y sentí un . Eso es una respuesta canalizada -pensé- y en ese instante recibí otro mensaje de Ellos:

M- ¿Lo ves? Tú no lo dudas pero la mayoría de la gente sí. Claro que es prudente asegurarse del origen de vuestras intuiciones y de vuestras voces interiores, pero solo creyendo y practicando se puede verificar el origen. Cuando creéis el flujo de información canalizada aumenta y eso erradica las dudas y aumenta la fe.

A- ¿Cómo saber si sois vosotros o los otros (energías de baja frecuencia vibratoria)?
Imagen relacionadaM- ¿Cómo se siente uno al recibir los mensajes? Ahí está la respuesta. Nuestros mensajes aportan alegría, confianza, seguridad, alegría, aceptación, fuerza… y alegría otras vez. Los mensajes de otras fuerzas son interesados, tienen un objetivo privado y egoísta, no les importa hacer daño a otros ni tampoco la salud o el estado del canal humano. Hay más señales pero estas son las principales.¿Cómo te sientes? ¿Son mensajes egoístas o solidarios? ¿El objetivo es tu propio bien (fama, dinero, amor) o el bien de todos? Con el tiempo las diferencias son tan claras que ya no hay nunca lugar para la duda.

A- Por último, ¿qué podéis decirle a alguien que desea canalizar más información o mejor?
M- En primer lugar, que deje de dudar que el derecho a la comunicación con el Padre o con nosotros es exclusivo de algunas almas pues todos los hijos pueden hablar con Papá (Dios). Esta es la principal premisa: merecéis recibir personalmente los consejos y el amor de vuestro Padre eterno y el apoyo incondicional de vuestros guías, consejeros, asistentes e incluso, vuestros seres queridos que ya han partido.

En segundo lugar, aparte de practicar y de estar atentos a las posibles respuestas que se reciben durante el día (y son decenas), puede ayudar bastante visualizar cómo vuestros chakras principales se abren  y se llena de luz pura, iridiscente y cálida. Esa simple visualización os hace conscientes de que todas las partes de vuestro cuerpo (y de vuestros cuerpos) están unidas en luz, no desmembradas y separadas. La luz une todos vuestros órganos, vuestras emociones e ideas, y por lo tanto, también os une a los guías, a los maestros, a los fallecidos (solo han viajado, no han muerto) y a Dios.

En tercer lugar se requiere confianza absoluta en que ciertas percepciones extrasensoriales lo son realmente. No le quitéis fuerza: si sientes algo, sientes algo. Es así. Si no lo sientes, no lo sientes, no te lo inventes. Es así. Cuanta más verdad en tu corazón más capacidad de canalizar desde las altas esferas.
Y basta ya de cháchara (plática). A vivir. Es en la vida donde estamos, no en el miedo, en la exigencia o en el sacrificio: sino en la casa, en el parque, en la calle, en el trabajo…
Ahí nos encontraréis.
Os amamos.

A- ¿Eso es todo?
M- Sí.

A- Ok, muchas gracias.
M- No hay de qué. Es nuestro trabajo (y me guiñaron un ojo).

Espero que os sirva,
Con amor,
Amada Selina.